Wangari Muta Maathai, primera mujer africana doctorada, Premio Nobel de la Paz 2004

                                                                                   

Hija de un campesino de la etnia KiKuyu, nació en 1940 en Nyeri, una región rural de la Kenia colonial, donde estudiar siendo mujer era difícil, pero ella pudo hacerlo y eso cambió su vida y también la de miles de mujeres africanas. Inició los estudios a los 8 años en la escuela católica de Santa Cecilia y, más tarde, continuó en la High School de Limuru. Consiguió una beca para estudiar en Estados Unidos y, en 1964, se graduó en Biología en el Mount St.Scholastica College de Atkinson (Arkansas), y luego realizó un master de ciencias biológicas en Pittsburg.
Al volver a Kenia, trabajó como ayudante de veterinaria en una investigación sobre microanatomía en la Universidad de Nairobi, supervisada por el profesor Reinold Hofman, quien la animó a completar sus estudios en Alemania y, tras formarse allí, a su regreso a Nairobi fue la primera mujer de África central y oriental doctora en Anatomía Veterinaria (1975) y, después, profesora de dicha especialidad.
Paralelamente a sus estudios, docencia e investigación comenzó un activismo en favor de los derechos de las mujeres. En la universidad luchó por la igualdad de salarios y oportunidades y luego dirigió el consejo Nacional de Mujeres de Kenia. Interesada también por la ecología, recogió las quejas de las campesinas kenianas que, por la sequía progresiva de arroyos, debían ir cada vez más lejos a buscar agua, dificultando los recursos alimentarios. De este modo, unió a su lucha por la vida de las mujeres, la lucha contra la degradación medioambiental. Para ello fundó el movimiento “Cinturón verde”, que a partir de 1977 alentó a las mujeres a recolectar semillas y hacer crecer árboles en un invernadero para combatir la deforestación. En 1986, con financiación de la UNEP (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), el movimiento se expandió por toda África y Wangari fue conocida como “La mujer del Árbol”.
Wangari Muta Maathai se enfrentó a la corrupción política de su país y fue detenida varias veces, aunque ello le valió también una importante proyección internacional. Tras años de lucha y trabajo, consiguió representación parlamentaria en su país y, de 2003 a 2007, fue mano derecha del ministro de medio ambiente. Por su contribución al desarrollo sostenible, a la democracia y a la paz, en 2004 recibió el premio Nobel de la paz, siendo la primera mujer africana y ambientalista que lo conseguía, cuando su movimiento “Cinturón verde” había adquirido fama en todo el mundo. En diciembre de 2009, el Secretario General de la ONU la nombró Mensajero de la Paz.
Wangari Muta Maathai, no cesó en su empeño hasta su muerte en 2011 y la Gran Logia Femenina de España la recuerda hoy, tanto como a su movimiento ecológico “Cinturón verde”, por su visión pionera y su esfuerzo en demostrar que, aun en un entorno difícil, el estudio y el trabajo pueden cambiar la vida.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otras noticias de interés