Como ser masona

Ser masona implica un trabajo esencialmente personal que, sin embargo, se realiza con otras mujeres con las que se comparte un objetivo: conocerse y mejorarse personalmente para construir, en conjunto, una sociedad mejor.

Ser masona es comenzar un camino de reflexión y trabajo personal, de conocimiento y reconocimiento de una misma, que nos permita tomar mayor consciencia de lo que somos y queremos, puliendo nuestra actitud y haciéndola lo más coherente posible.

Ser masona es atreverse a ser realmente libre de pensamiento en un Universo que es por esencia cambiante, considerando como iguales a todos los seres humanos por naturaleza, con fraternidad y tolerancia porque todos compartimos el mismo camino en la vida. 

Puede ser que usted conozca la Francmasonería femenina a través de alguna amiga, amigo o familiar, que muy probablemente le dirigirá a una Logia en concreto para informarse de los pasos a seguir o para aclarar sus dudas más directamente.

Puede ser, en cambio, que lo haya hecho de manera fortuita o a través de lecturas, conferencias, etc. Entonces, si lo desea, puede contactar con nosotras a través del correo electrónico ladamablanca@glfe.org o pulsando la pestaña contactar de esta misma web. Allí, después de algunas preguntas para situarla en un contexto geográfico y funcional, se la redirigirá hacia una Logia en concreto.

En ambos casos, y después de solicitarle que presente por escrito su solicitud de ingreso, comenzará su proceso de afiliación mediante una serie de entrevistas dirigidas a conocerla un poco mejor y a que usted pueda conocer también un poco más lo que es la Francmasonería en general y la Francmasonería femenina en particular. Todo ello encaminado a reconocer si sus objetivos coinciden con los nuestros para no decepcionarla ni decepcionarnos.

Después, si el relato de dichas entrevistas, consignado por escrito, leído y votado por las componentes de la Logia, es aceptado como favorable, se procederá a su ingreso mediante un Ritual de Iniciación.

Para pertenecer a la Gran Logia Femenina de España deberá:

  • Disponer de cierto tiempo para asistir a las reuniones.
  • Disponer de una mínima seguridad económica que le permita abonar una cuota como en cualquier otra organización. 
  • Ser mayor de edad.
  • Comprometerse a estudiar, asimilar y profundizar en los principios, valores y antiguos usos de la Masonería Universal y de la Masonería femenina en particular.
  • No realizar proselitismo religioso ni político dentro del ámbito masónico.
  • Podrá causar baja libremente cuando lo desee, siempre que no tenga alguna deuda económica pendiente con la entidad o causa abierta conforme a nuestros reglamentos. En estos casos su baja será considerada como expulsión.

La pertenencia a la Masonería es un camino de vida que elegimos libremente y de manera voluntaria para el desarrollo propio de nuestros valores de Libertad, Igualdad y Fraternidad.