Significado y sentido de la Torre de Babel

Se conoce como Los Antiguos Deberes (Old Charges) a un conjunto de Reglamentos medievales de los masones operativos, que proporcionaron, en buena parte, sus fundamentos a la Francmasonería Especulativa.

Uno de estos documentos es el Manuscrito Regius, del siglo XIV, del que ya hablamos en noviembre, con motivo de la celebración de los Cuatro Coronados, de los que narra la leyenda. Pues bien, a continuación, el Manuscrito Regius relata lo sucedido después del Diluvio Universal. Recrea lo narrado en Génesis 11 sobre la confusión de las lenguas, considerando que en la tierra solo existía una única lengua y los hijos de los hombres decidieron hacer ladrillos y construir una ciudad con una torre tan alta que tocase el cielo, para que les diera fama, si tenían que dispersarse por el mundo. El terrible Yahvé, bajó a ver que se traían entre manos y no le gustó. Pensó que como tenían una única lengua les resultaría sencillo conseguir su propósito, y decidió confundir su lengua, para que no se entendieran y no pudieran llevar a cabo su proyecto.

En el Manuscrito Regius se asegura que la Torre la mandó construir el rey Nabucodonosor, por si volvía a producirse otro diluvio, y que los hombres se mostraban tan orgullosos y jactanciosos que un ángel les confundió las lenguas.

Haya sido como haya sido, la realidad es que la Humanidad habla varias lenguas, que en muchos casos sirven de barrera a la comprensión, incluso sirven en ocasiones como marca de clase, y se consideran lenguas de primera, de segunda, de tercera…

La Francmasonería es una hermandad universal en la que las distintas lenguas no nos separan. En cualquier reunión se hablan no solo el castellano o el catalán, en el caso de España, sino que también es frecuente que haya personas cuyo idioma materno sea el francés, el brasileño, el rumano…

Masonas y masones, siempre encontramos una forma de comunicarnos, y esa es una tarea concreta y necesaria que debemos llevar a cabo en Francmasonería. Frente a un falso espiritualismo incoherente y subjetivista, que no compromete a nada, en Masonería tenemos la obligación de comprender no solo el lenguaje simbólico, que es un modo de comunicación muy eficaz, sino también otras lenguas, los distintos lenguajes impuestos por los medios de comunicación y las redes sociales, en las que no importa el contenido material de lo que se dice. Esta tarea es ahora más necesaria que nunca, en esta ceremonia de la confusión a la que estamos asistiendo, cuando vemos que muchas personas abrazan causas malvadas o injustas. Es urgente regenerar y purificar el lenguaje común, que se ha vuelto múltiple y desconocido, para que esto no sea una nueva Torre de Babel, para que no continúe la desesperación y la desesperanza de este nuestro pobre mundo, ansioso de espiritualidad e incapaz de llevarla a cabo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *