MUJERES PIONERAS: Federica Montseny Mañé

Federica Montseny Mañé (Madrid, 1905-Toulouse, 1994), política, sindicalista y escritora, fue Ministra de Sanidad y Asistencia Social durante la Segunda República Española. Sus padres, militantes anarquistas de renombre, le inculcaron los valores de la militancia y el compromiso político. Con solo quince años, publicó su primera novela corta, “Horas trágicas”, y, en 1923, comenzó sus colaboraciones en Solidaridad Obrera y La Revista Blanca. Su primera novela larga, “La Victoria”, se editó en 1925.

Publicó artículos sobre la educación, la condición de la mujer y la historia del movimiento sindicalista y anarquista en España. En 1931, se afilió a la CNT y, en los años siguientes, dio mítines por toda España. El 21 de julio de 1936 ingresó en la FAI y poco después fue nombrada ministra. Al finalizar la Guerra Civil se exilió a Francia, donde fue perseguida por la policía nazi y la franquista. España pidió su extradición, pero fue denegada. Adoptó el nombre de Fanny Germain en 1945 cuando se instaló en Toulouse donde vivió hasta su muerte en 1994, trabajando, publicando y dirigiendo periódicos anarquistas como “CNT” y “Espoir” y viajando por todo el mundo.

El 7 de noviembre de 1936 Federica Montseny se convirtió en la primera mujer ministra de España, aunque sólo estuvo al frente del Ministerio de Sanidad y Asistencia Pública seis meses.

Sin embargo, aun y siendo conocida y reconocida por el hecho de ser la primera mujer ministra de nuestro país, para la Gran Logia Femenina de España es muy importante resaltar la excelente labor realizada por esta mujer pionera, que para muchos puede pasar desapercibida. Federica Montseny creó hogares infantiles, promocionó los comités técnicos de investigación psiquiátrica y contra el cáncer y creó casas de reposo para los combatientes. Promulgó una ley de interrupción del embarazo (primer proyecto de ley del aborto) y llevó a cabo una campaña de lucha antivenérea, creando también los llamados “liberatorios sexuales” de la prostitución, centros donde las prostitutas podían alojarse y aprender un oficio.

De su obra destacan: La mujer, problema del hombre (1932), Heroínas (1935) Buenaventura Durruti (1936), In Memoriam of Comrade Durruti (1936), La voz de la F.A.I. (1936), El anarquismo militante y la realidad española (1937).

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *