Dolors Aleu Riera, primera mujer en obtener el doctorado en Medicina en España

Dolors Aleu nació el 7 de abril de 1857, hija de Joan Aleu y Eulalia Riera. Acabó bachillerato en julio 1874 y en setiembre del mismo año ingresó en la facultad de medicina de Barcelona. Quería realizar una licenciatura que, hasta entonces, solo hacían los varones y su padre, un político influyente, la apoyó en el empeño, incluso poniendo a su disposición dos escoltas que la acompañaban cada día a clase. A pesar de todas las dificultades, acabó los estudios en 1879, con cinco premios de excepción y unas notas que eran un elogio a su talento y a su esfuerzo: quince sobresalientes y cinco notables de unas veinte asignaturas cursadas. 

Un año después, solicitó el permiso correspondiente para realizar el examen de grado en su licenciatura, que le fue concedido dos años después a causa de las reticencias de los altos estamentos universitarios y gubernamentales a admitir la presencia femenina en dicho ámbito. Obtenida la autorización, superó el examen los días 19 y 20 de abril de 1882, con el grado de sobresaliente, Y antes de iniciar su tesis doctoral dejó escrito en 1883 “La vida de la mujer, desde los tiempos más remotos, viene siendo un continuo martirio”, 

En su tesis doctoral, De la necesidad de encaminar por una nueva senda la educación higienico-moral de la mujer, defendía la necesidad de «impulsar la educación de las mujeres para lograr una sociedad mejor»

También reclamó la desaparición del corsé, la prenda que oprimía el tórax y afinaba la cintura de las mujeres, porque dificultaba la circulación sanguínea «y provocaba desmayos». Se especializó en ginecología y pediatría.

Tras doctorarse, fue profesora en la “Academia per a la il.lustració de la dona” donde enseñaba Higiene Doméstica y desde donde desempeñó un importante papel en favor de los derechos de la mujer. Al tiempo, su vida profesional fue muy activa ejerciendo como médico más de 25 años. Su cartera de pacientes iba desde las señoras burguesas de la parte alta de Barcelona, con quien compartía clase social, hasta las prostitutas del barrio del Raval. También impartía clases de higiene doméstica en la “Academia de Ciencias, Artes y Oficios para la mujer”, fundada en 1885 por su amiga la concertista Clotilde Cerda, más conocida por su seudónimo de Esmeralda Cervantes. 

Fue autora de textos divulgativos orientados siempre a mejorar la calidad de la vida de las mujeres, especialmente en el ámbito de la maternidad; textos como Consejos a una madre sobre el régimen, limpieza, vestidos, sueño, ejercicio y entretenimiento de los niños. Además, fue pionera en la divulgación y prevención de enfermedades venéreas. Uno de los pocos escritos que se conservan en este sentido es la carta Consejos de una madre a sus hijos.

El amor por sus dos hijos –ambos varones– y su condición de médica pudieron con el rubor y “la educación moral y cristiana” que les había dado. Por ello en sus cartas les advertía de “los peligros” de las enfermedades de transmisión sexual, que consideraba terribles y destinadas a acabar con el mundo. “Las encontraréis en todas partes y en todas las clases sociales”, incluso en “las Señoras de importancia en Barcelona”. En 1900 ya escribió sobre la gonorrea y la sífilis.

Su hijo menor también estudio medicina, pero antes de terminar los estudios enfermó de tuberculosis y murió a los 23 años. Después de esto, Dolors Aleu no volvió a pasar consulta, se retiró de la vida activa y se recluyó en su casa en la zona alta de Barcelona. Murió dos años después, el 18 de febrero de 1913, probablemente sin superar la muerte de su hijo.

Podemos encontrar su nombre en distintos lugares de Catalunya: un centro sanitario, un aula de la Universidad de Barcelona, una residencia universitaria y algunas calles y jardines de ciudades como Barcelona, Lleida, Terrassa, L’Hospitalet del Llobregat o Palafrugell.

La Gran Logia Femenina de España quiere rendirle homenaje por su actitud valiente ante las adversidades y su trabajo por la mejora de las condiciones sanitarias y culturales de la sociedad, en particular de los más desfavorecidos.

Dolors Aleu Riera

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *