Apuntes: Mujeres pioneras

Egeria, pionera de los viajes culturales

Barcelona, 10 de enero de 2022

Desde la perspectiva histórica actual, Egeria, o Eteria, con méritos suficientes para pasar a la posteridad, ha conseguido, en buena medida, romper el muro de silencio que se levanta en torno a las mujeres de la antigüedad. Aun así, ese muro de silencio sigue existiendo, por eso la GLFE quiere poner de actualidad los méritos de mujeres como ella.

Vivió, en el occidente de lo que hoy es España, en el siglo IV, y se supone que pertenecía a la familia imperial, aunque se ignora el grado de parentesco que la unía con Teodosio. Entró en religión y se embarcó en un viaje a los Santos Lugares, con un espíritu que anticipa a los viajeros de nuestros tiempos. No como los turistas que se dedican a “desconectar”, a “relajarse”, sino como los que consideran el viaje una ocasión privilegiada para adquirir conocimientos.

El fruto de este viaje, que tuvo lugar alrededor del año 400, concretamente entre 381-384, se recoge en su libro Itinerarium, dedicado a sus hermanas de religión, por las que demuestra una deferencia y un cariño indudables, y a las que se refiere no solo como queridas hermanas, sino también como “venerables señoras y hermanas”, o “señoras de mi alma”, poniendo mucho cuidado en explicarles lo que realmente se ve o no se ve, como la estatua de sal de la mujer de Lot, de la que solo se indica el lugar, pero de la que no hay rastro, porque no quiere engañarlas. La dedicación a su Orden y a sus hermanas es un ejemplo de cómo se debe vivir la hermandad y cómo se debe de trabajar en bien de la organización a la que se pertenece.

Conocía la lengua latina y la Biblia, de la que se sirve continuamente para comprobar si lo que ve corresponde con lo descrito. Su visita a iglesias y lugares de interés le sirve para relatar aspectos importantes de la liturgia, así como para explicar modos de vida de religiosas y santas a las que trata con el mismo interés que a los santos.

Actualmente su “Itinerario” constituye un testimonio fidedigno de su época, tanto de lo que ocurría en el cristianismo oriental, como sobre la vida de una dama con fortuna, que viajaba con séquito y tenía recursos y poder para embarcarse en un viaje largo, caro y peligroso.

Hoy en día es posible verla en vidrieras y pinturas de distintas catedrales e iglesias españolas.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.