Apuntes: Cantería y Carpintería

Barcelona, 27 de octubre de 2021

Desde que se publicó el libro de Fulcanelli El misterio de las catedrales, cuando se visita una catedral gótica, se siente casi la promesa de descubrir arcanos de sabiduría antigua, y si se presta atención al mensaje de estos templos, puede ser una realidad.

En francmasonería los símbolos de construcción tienen un papel privilegiado, por la precisión que procuran, porque dichos instrumentos sirven para construir midiendo, contando, aplomando, buscando las líneas rectas, el ángulo preciso, la circunferencia perfecta, la altura más elevada, el arco más difícil, y esta perfección no está reñida con la perfección estética, todo lo contrario, como se puede comprobar cuando se mira una catedral gótica cualquiera.

Pero además del proyecto arquitectónico y del tallado de las piedras, tanto para los muros como para las esculturas, hay también otro oficio igual de importante, aunque menos conocido, cuando de construir una catedral gótica se trata.

El 15 de abril de 2019 asistimos a un doloroso espectáculo, el del incendio de la Catedral Notre Dame de París. Las imágenes movieron conciencias, incluso de quienes menos se sospechaba, pues bancos, instituciones públicas y privadas, empresas y millonarios hicieron cuantiosas donaciones para su pronta reconstrucción, aunque no habían encontrado dinero disponible para socorrer a quienes se refugiaban en las costas griegas.

La rápida respuesta a la restauración de la catedral hizo posible que los trabajos se pusieran inmediatamente en marcha, y lo primero que se hizo fue… llamar a los carpinteros.

Así aprendimos que la madera, el quinto elemento en la sabiduría tradicional china, está en la base de las construcciones góticas. Aprendimos cómo se construyó Notre Dame gracias a este gremio, cómo se seleccionan concienzudamente los árboles que hay que talar, y se escogen los más rectos, los de líneas más perfectas, cómo se desbastan con precisión y se hacen encajar los troncos y las piedras. Sus procedimientos y sus prácticas son como los procedimientos y las prácticas de la Francmasonería, con el objetivo de construir nuestro templo tanto exterior como interior.

Todo esto se representa mediante símbolos, por eso comprendemos mejor porqué algunos personajes aparecen de forma continua y prominente en las catedrales góticas, al lado de quienes tallan la piedra, como José, esposo de la Virgen María, de profesión carpintero.

No hay elementos inconscientes, ni mágicos, ni sobrenaturales, hay trabajo continuo y esforzado tanto en el tallado de la piedra como en el desbastado de los troncos.

La próxima vez que visiten una catedral gótica recuerden que están hechas no para ser vistas de una sola vez, sino solo por partes y que el trabajo de reconstrucción de la obra es un anhelo personal de quien vive la experiencia. Recuerden que están construidas para hacer visible lo invisible, es decir, para hacer visible la Luz.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *